EL FÚTBOL DE CALLE

EL FÚTBOL DE CALLE

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR.

Frase que podemos escuchar en cualquier ámbito de la vida añorando una época en la que nos acostumbramos a crecer de una manera determinada en ese tiempo, quizás también, resignándonos a cualquier tipo novedad tecnológica o de vivir en nuestra actualidad.

El fútbol como cualquier ámbito no escapa de comparación, ya sea de modernos, actualizados o costumbristas.

Que el fútbol como cualquier deporte está en una constante evolución es más que un hecho significante.

A veces la evolución nos ha llevado a revisar la involución para registrar una versión actualizada, aunque en opinión diversa en la calle se diga entonces que “en fútbol está todo inventado”.

CAMBIO DE LA IDEA DE JUEGO

Los tipos de juegos actuales vienen dados independientemente del modelo de juego por entrenamientos en los que predomina la técnica del jugador ya sea colectiva como individual, en un juego de posición o analítica.

El prototipo de juego que vemos sin entrar a valorar una idea es el de llegar mediante el pase progresando en el terreno de juego (no hablamos si es un juego directo o combinativo) que se expone desde el entrenamiento.

El mundo del fútbol, técnicos y aficionados se pregunta porque está en peligro de extinción el extremo clásico, el que dribla, finta, el que llega a línea de fondo y consigue centrar, el que amaga una y otra vez.

Los entrenadores tenemos nuestra parte de culpa si a los que tienen esas características se las frenamos en el día a día.

Si obligamos a recibir y volver a pasar, si no dejamos equivocarse y atreverse otra vez a encarar y a realizar duelos individuales, también si a este jugador tan especifico no se le especializa más en su virtud (muchas veces deberíamos mejorar y potenciar al jugador en su especialidad en vez de solo querer mejorar sus deficiencias).

EL FÚTBOL DE CALLE

Donde radica todo es en la calle, donde si es cierto que el jugador de barrio callejero con una seña de identidad tanto futbolística como de carácter está decreciendo con el paso de los años, debido entre otras cosas a que de antes se jugaba debajo de casa, en los soportales ,en un bosque… ni si quiera en pistas, en terrenos irregulares, con coches pasando en los que las porterías era dos sudaderas o dos piedras, un tiempo en el que no hacía falta jueces ya que los árbitros eran los propios niños.

Las reglas de la calle que nunca olvidaremos, en el que en cada barrio se jugaba con una norma diferente, pero había alguna que eran universales, los mejores jugadores eran capitanes y elegían compañeros, el que traía el balón tenía un peso importante en el juego y muchas más que seguro que mirando con el retrovisor nos acordaremos.

Un juego en el que abundaba la anarquía, los desajustes y el desorden y en el que constantemente encontrábamos duelos individuales, pase y regateo, regateo a uno y después a otro, y a veces hasta un tercero.

LA DESAPARICIÓN DEL FÚTBOL CALLEJERO

Pero los últimos tiempos cada vez es menos existente por una parte por la calidad de vida y evolución de barrios y ciudades, por otra parte, por las prohibiciones permanentes y en muchos casos lógicas de jugar en sitios peligrosos donde antes si se podía.

Todo esto unido a que el niño que crece hoy en día esta felizmente rodeado de buenos medios tanto en sus clubes como en campus de tecnificación donde se potencian todo tipo de características individuales y colectivas, pero sobre todo las anteriores que comentamos.

Por ello el niño/a o adolescente de hoy en día con sus 4 horas semanales de fútbol tiene o cree tener suficiente y el resto del tiempo lo utiliza para otra clase de ocio como nuevas tecnologías tan de moda, mientras que un tiempo atrás le sumábamos a estas horas específicas de club de fútbol las del recreo en el colegio y las de la calle con tus amigos.

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL FÚTBOL DE CALLE

Que hoy se entrena de una manera más lógica y estudiada no hay duda, pero que el jugador/a no siente lo mismo como hace años es una realidad, y que donde se ha mejorado mucho en menos horas semanales también se perdió por otra por la falta de practica del individuo/a.

Ante lo expuesto dejo algunas preguntas por responder:

  • ¿Estaremos perdiendo un prototipo de jugador/a por el camino?
  • ¿Estamos ganando lo que queremos sin mirar lo que perdemos?
  • ¿Entreno lo que creo, me adapto al medio o lo que es actualidad y moderno?

Fuente: Pablo García Cayarga ( Entrenador de fútbol) https://futbolenpositivo.com/el-futbol-de-calle/

Leave a Reply