””/ ””/

””/    ””/

   
shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situado en el sur de la isla de Tenerife, el municipio canario de Arona tiene un extenso término municipal donde existen un gran número de localidades dispersas que desde los años sesenta y, gracias al empuje del turismo, han visto incrementada notablemente su población, sobre todo aquellas ubicadas junto al mar donde la proliferación de urbanizaciones es muy común. Hoy en día, Arona es uno de los principales atractivos turísticos de Canarias, habiéndose convertido las localidades de Playa de Las Américas, Costa del Silencio, Las Galletas, Valle de San Lorenzo y en especial Los Cristianos, en auténticos polos de atracción.

HISTORIA DEL CLUB:

1933 – 1940

La localidad de Los Cristianos, ubicada al sur del municipio y formada en torno a un puerto natural, empezó a crecer alrededor de la segunda mitad del siglo XIX cuando prosperó como centro de actividades comerciales para las localidades sureñas de la isla. La llegada de agua y la construcción de un muelle en los años diez, permitió expandir el cultivo de frutos para no depender tanto de la pesca y aumentar su capacidad portuaria, convirtiéndose con el paso de los años en el núcleo más poblado del municipio.

Partido del becerro 1948

A la par que sucede en Arona o Valle de San Lorenzo, en 1933 también se constituye la sociedad futbolística local, quedando reflejado su nacimiento en forma del Marino Foot-ball Club cuando Nicomedes Martín Melo, a la postre primer presidente y sus amigos Carmelo y Juan que procedían de La Caleta de Interián, al norte de la isla, dan personalidad jurídica al equipo ocasional que venía jugando junto desde hacía tiempo. A su primera plantilla se sumarán nuevos jugadores como Juan “el Chato”, José García Martín “el Obispo”, Pepe Chara, Chano Ferrera, Eliseo Reyes, Antonio “el Santacrucero” o Mariano Melo Tavío entre otros, dotándose a la sociedad incluso de un equipo infantil. Entrenados por el exjugador del C.D. Tenerife, Miguel Bello Rodríguez, el Marino F.C.que viste camisa azul con pantalón blanco disputará durante los años treinta encuentros frente a los vecinos Arona F.C. y Valle F.C. que resultarán grandes atractivos dentro de la monotonía local, permaneciendo sin embargo todos ellos al margen de las competiciones oficiales que organizaba la Federación Tinerfeña puesto que su medios eran demasiado humildes y la distancia y vías de comunicación con la capital o localidades del norte, serios impedimentos. Su actividad deportiva, en cambio, perdurará entre altibajos hasta que la irrupción de la Guerra Civil ponga freno al fútbol y a otras muchas actividades de la vida social.

1940 – 1950

Concluido el conflicto bélico, el puerto de Los Cristianos había aumentado su tráfico marítimo con las otras islas al igual que su actividad pesquera gracias a las reformas en 1934 de sus muelles, convirtiéndose su línea de costa durante los primeros años cuarenta en base de pequeñas fortalezas defensivas ordenadas construir por el Gobierno ante el temor de un desembarco aliado. La llegada de civiles y militares incrementó su población notablemente, reorganizándose la sociedad deportiva local hacia 1943 bajo el nombre de Club de Fútbol Marino debido a la prohibición de emplear extranjerismos desde 1941.

Marino años

Durante estos tiempos Sebastián Martín Melo, hermano de Nicomedes y ya crecido tras su paso por el equipo infantil, es uno de los principales impulsores de la sociedad junto a Segundo Fumero, quien toma las riendas del club ejerciendo de presidente, volcándose ambos en difundir el deporte entre la juventud local. Sebastián no duda de los beneficios del deporte y encuentra en Veremundo Martín García, un tinerfeño llegado a la localidad como soldado, la persona idónea para entrenar al equipo, cargo que ocupa en 1944. El C.F. Marino, que emplea como terreno de juego el Campo de Las Salinas de El Guincho emplazado junto a la Playa de Las Vistas, se enfrenta mayormente a clubs del sur tinerfeño, pero hacia 1946 y desde la sede de la Federación Tinerfeña, se propicia la creación de campeonatos en toda la isla para que los clubs sureños se equiparen a los del norte y así toda la provincia. El conjunto de Los Cristianos reúne un gran espíritu deportivo y, además del fútbol, apoya otras disciplinas, con lo que llegado el momento de inscribirse federativamente lo hace como Club Deportivo Marino. Dicho hito queda reflejado el 3 de mayo de 1947, procediéndose al registro de la entidad en el Gobierno Civil el día 13 de junio. Entre los directivos que firman sus primeros estatutos constan además de Sebastián Martín y Veremundo Martín, los socios Victoriano Melo Tavío, Eloy García García y Manuel Delgado.

En febrero de 1948, siendo todavía presidente Segundo Fumero, la entidad se traslada al Campo de El Quinto organizándose por iniciativa blanquiazul en el municipio un torneo bajo formato de Liga con encuentros a ida y vuelta entre los distintos clubs existentes, participando además del mencionado el C.D. I’Gara, de la localidad de Cabo Blanco, el Villamar C.F., de la localidad de Las Galletas y el Atlético Arona, de la capital municipal -club constituido en 1945 que será posteriormente federado el 23 de junio de 1948, el cual viste camisa roja con pantalón azul y juega en el Campo de El Calvario-, un campeonato de gran repercusión en el sur de la isla que se adjudica el club de Los Cristianos. En la temporada 48/49 las sociedades C.D. Marino, Atlético Arona y C.D. I’Gara son inscritas en la Tercera Regional tinerfeña, comenzando una carrera deportiva que les llevará en el futuro a ocupar plazas destacadas dentro del fútbol de la isla y del archipiélago.

1950 – 1960

Durante los años cincuenta el C.D. Marino compite en Tercera Regional en un grupo formado por clubs del sur tinerfeño, uno de los tantos organizados geográficamente en la isla, no destacando demasiado a nivel regional y manteniendo una vida plácida y sin sobresaltos. En aquellas fechas Los Cristianos es un centro dedicado a la pesca, centro portuario que sirve de enlace con otras islas y todavía permanece ajena a la explosión turística que llegará en breve.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el Atlético Arona es quien lidera el fútbol municipal participando en Segunda Regional, mientras C.D. I’Gara y C.D. Marino se mantienen fuera de la competición oficial y tan solo disputan encuentros amistosos con motivo de conmemoraciones de diversa índole. En 1967 la isla ya ha sido tomada por los turistas y los enclaves próximos a la costa empiezan a convertirse en grandes centros hoteleros. El dinero fluye por Arona y el fútbol recobra el interés aparentemente perdido apenas unos años antes.

En junio de 1967 Sebastián Martín Melo accede a la presidencia del conjunto de Los Cristianos, optando la directiva blanquiazul darse de alta nuevamente en la Federación Tinerfeña donde coincide con el también club aronense C.D. I’Gara, entidad que viste camisa verdiblanca con pantalón azul y juega en el Campo de Los Salones. Encuadrados en Segunda Regional, ambos se encuentran con el Atlético Arona. De los tres destacará el C.D I’Gara, quien participa en Primera Regional durante las campañas 68/69 y 69/70. El 7 de septiembre de 1969 el C.D. Marino abandona el antiguo Campo de El Quinto, situado junto a la playa de Las Vistas y se traslada al cercano Campo Antonio Domínguez, recinto situado en la barriada Playa de Las Américas que ha donado el propio titular que da nombre al campo y por el cual se firma una cláusula en el contrato que impide su venta o empleo con fines económicos, algo que le asegura disponer de un terreno de juego durante largo tiempo ante los rápidos cambios que se viven en la zona. Décadas después será remodelado profundamente y convertido en un magnífico estadio con pistas de atletismo y césped artificial.

1970 – 1980

 El CD Marino fué uno de los fundadores de la Preferente de Tenerife en el año 1975 y sus buenas actuaciones le sirvieron para ser también uno de los fundadores del grupo canario de la Tercera División en la temporada 1980/81.

El C.D. Marino durante la década de los años setenta ascenderá varios peldaños en su carrera deportiva, aunque el camino es lento. En sus primeras temporadas su participación fluctúa entre Segunda y Primera Regional, consiguiendo el ascenso a Regional Preferente al término de la campaña 74/75, una categoría que en aquellos años se observa como un logro y un reto complicado de mantener.

En el año 1976, Sebastián Martín deja la presidencia del club embarcado en otros proyectos que le separan de su pasión por el fútbol. La sesión 77/78 es subcampéon de la Copa Heliodoro Rodríguez López al caer en la Final por 2-1 frente al C.D. San Andrés. La sociedad de Los Cristianos no por ello deja de ser competitiva, confeccionando cada campaña plantillas que puedan dar el salto a Tercera División, un sueño para todos sus aficionados. En la sesión 79/80 casi se está a punto de conseguirlo teniéndose que conformar con el subcampeonato de Liga, además de lograr ser Campeón por primera vez en la Copa Heliodoro Rodríguez López al vencer en la Final por 4-0 a la U.D. Orotava.

1980 – 1990

En la sesión 80/81 debuta en Tercera División dentro de un grupo integrado exclusivamente por clubs canarios donde se conjugan sociedades procedentes tanto de la Federación Tinerfeña como de Las Palmas. El conjunto marinero finaliza en decimoprimer puesto bajo la presidencia de Esteban Valentín, siendo séptimo en la campaña siguiente 81/82 y repitiendo la plaza decimocuarta en las temporadas 82/83 y 83/84. A mitad de década el conjunto de Los Cristianos se encuentra asentado en la categoría sin más pretensiones que las de continuar jugando en el máximo nivel regional, sin dejar de mirar de reojo la posibilidad de conseguir un día no muy lejano un posible ascenso a categoría superior.

CD Marino década de los 80

Mientras tanto es undécimo en la campaña 84/85 y noveno en la 85/86, teniendo un gran bajón deportivo en la sesión 86/87 cuando finaliza decimosexto. En la edición 87/88 y siendo presidente Alfredo Martín, se confecciona una magnífica plantilla dirigida por el técnico Valentín Toste que se proclama Campeón de Liga con veinte victorias, catorce empates y sólo cuatro derrotas, convirtiendo el Estadio Antonio Domínguez Afonso en un verdadero fortín desde donde ceden únicamente dos empates y consiguen el ascenso directo a Segunda División B.

El debut en la categoría de bronce se produce en la temporada 88/89 finalizando en décimo puesto en un grupo donde comparte plaza con clubs madrileños, andaluces, extremeños, castellano-manchegos, castellano-leoneses y canarios, repitiendo plaza en la edición 89/90 dirigidos por el húngaro Toth Zele, sin pasar apuros deportivos en ninguna de las dos ocasiones. En su plantilla destaca la figura del delantero Julio Suárez, que llegó a militar en el Real Madrid C.F.

1990 – 2000

La década de los años noventa será agridulce y la entidad de Los Cristianos atravesará por diversos estados emocionales pasando por lo malo y lo bueno del fútbol. En la temporada 90/91 son duodécimos entrenados por Francisco Causanilles Puchol, empezando a presentar ya problemas económicos de cierta seriedad debido a la carestía de una categoría donde los desplazamientos, arbitrajes y fichas de los jugadores tienen cierto nivel. En 1991 el club busca patrocinio para mitigar sus gastos y equilibrar su presupuesto, encontrando ayuda en diversas instituciones de su entorno que desean patrocinar de forma turística las playas del sur tinerfeño, cambiando la sociedad de nombre a C.D. Marino Tenerife Sur. Bajo esta denominación es duodécimo en la temporada 91/92 de nuevo con Paco Causanilles como responsable en el apartado técnico, mientras en la sesión 92/93 todos los esfuerzos resultan baldíos para evitar que los azules terminen descendiendo a Tercera División con tan solo tres victorias en su casillero y sumidos en una gran deuda. Colista y último resulta el Racing Club Portuense que se retira en plena competición.

Terminada la campaña varios jugadores denuncian al club por impago, no pudiendo la entidad canaria satisfacer la deuda contraída, motivo por el cual son descendidos administrativamente a Regional Preferente, su segundo descenso en la misma edición. El golpe es durísimo y sin apenas medios concluyen decimoséptimos en esta categoría regional durante la sesión 93/94, ya bajo el nombre tradicional de C.D. Marino, descendiendo un nuevo peldaño, en esta ocasión a Primera Interinsular. En varios medios se comenta que el club tiene los días contados y que su disolución es próxima, pero lo cierto es que sobreviven como pueden tocando fondo en una categoría donde militarán durante cuatro campañas consecutivas. En la temporada 97/98 consiguen proclamarse Campeones y ascienden a Regional Preferente, siendo cuartos en la edición 98/99 y octavos en la 99/00.

2000 – 2010

El cambio de siglo empieza con un club instalado en Regional Preferente que todavía arrastra las deudas contraídas en el pasado, un handicap que pesa demasiado y es una carga para progresar y volver a Categoría Nacional. En sus primeros años es séptimo en la campaña 00/01 y décimo en la 01/02, iniciando una serie de temporadas donde es incapaz de superar la mitad de la tabla clasificatoria. Con la llegada de José Manuel Barrios a la presidencia, el club inicia una rápida recuperación en la que se salda parte de la deuda acumulada en épocas anteriores, aunque no toda. Esta mejoría económica se ve correspondida en el aspecto deportivo pues tras ser noveno en la edición 08/09, cambiando de nuevo su denominación a C.D. Marino Playa de Las Américas, finaliza cuarto en la sesión 09/10. Esta plaza le permite disputar la Promoción de Ascenso, cayendo en Cuartos ante el C.D. La Muela: 0-2 en casa y 1-0 en la localidad zaragozana.

 

2010 – 2020

El tándem que forman José Manuel Barrios y el entrenador Willy Barroso es fructífero y en la campaña 10/11, aunque son sextos en Liga, acechan los puestos de Promoción durante el torneo. En la Copa Heliodoro Rodríguez López caen en la Final por 1-0 ante el Atlético Granadilla. La afición de Los Cristianos vibra nuevamente con su club y en la temporada 11/12 se confecciona una plantilla con aspiraciones que finalmente canta el alirón al proclamarse Campeón del grupo canario. En la Fase de Campeones se juega el ascenso directo a Segunda División B enfrentándose al C.F. Fuenlabrada, imponiéndose en la localidad madrileña por 1-2 y en casa por 2-1, certificando un gran torneo. Así mismo, logra la Copa Heliodoro Rodríguez López al vencer por 1-0 en la Final a la S.D. Tenisca. Concluida la temporada y en vistas a competir en la categoría de bronce cambian de nuevo su nombre a C.D. Marino Tenerife Sur por motivos de patrocinio.

El reencuentro con la categoría de bronce de la sesión 12/13, tras muchos años de ausencia, le lleva a militar en el Grupo I junto a clubs gallegos, asturianos, castellano-leoneses, madrileños y canarios, teniendo un inicio de torneo flojísimo en el cual apenas suma puntos y le pesa como una losa durante el resto del campeonato, produciendose la destitución de Willy Barroso antes de concluir la primera vuelta, y tomando su puesto José Juan Almeida. Algo recuperado en la segunda vuelta consigue algunas victorias destacadas que maquillan sus resultados, pero insuficientes para salir del último puesto, descendiendo a Tercera División con veintiuna derrotas en su casillero. De nuevo, recupera su tradicional denominación como C.D. Marino tras finalizar el patrocinio. En junio de 2013 toma la presidencia Francisco García Santamaría para intentar recuperar el prestigio de la histórica sociedad. De regreso al grupo canario, el conjunto aronés mantiene su estructura y, firme candidato al ascenso, resulta subcampeón en la campaña 13/14 quedando a un solo punto del C.D. Atlético Granadilla. Dicha plaza le permite promocionar, pero la fortuna no le acompaña y en Cuartos de Final es superado por la U.D. San Sebastián de los Reyes: derrota por 1-0 en la localidad madrileña y nueva derrota en casa, en esta ocasión por 0-2.

Texto: Vicent Masià © 2009

Información vista en: http://lafutbolteca.com/tag/historia-cd-marino-tenerife-sur/