Cultura del Esfurzo

La Cultura del Esfuerzo

Vivimos a máxima velocidad, donde todo debe ser inmediato, donde un solo click nos acerca a casi todo aquello que deseamos. Nos hemos acostumbrado a que todo sea fácil, a conseguir las cosas con el mínimo sacrificio. Valoramos únicamente la victoria, no el ESFUERZO.

En muchas ocasiones educamos a nuestros hijos acomodándoles la vida para que consigan lo que desean con el mínimo sufrimiento. Poco les hablamos de las derrotas, de los tropiezos, de las veces que les va a tocar a volver a empezar de cero.

Ojalá fuésemos capaces de poner de moda la CULTURA DEL ESFUERZO, aquella que te lleva a conseguir las cosas con tesón y trabajo. La fuerza de la voluntad debería convertirse en uno de los pilares en la educación emocional de nuestros pequeños.

Una educación centrada en enseñar a ser resilientes, a asumir responsabilidades, a afrontar las adversidades con optimismo. En desarrollar el potencial con constancia y paciencia.

1. Démosles mil y un motivo para esforzarse, para no cansarse de aprender. Demostrémosles que cada paso les acercará a su objetivo, que cada intento suma, que cada dificultad fortalece, que cada logro engrandece el alma. Hagámosles creer que la voluntad es la fuerza del querer, el deseo que las cosas ocurran.

2. Consigamos que se hagan amantes de los retos y de las ganas de dar lo mejor de ellos en cada momento, a creer en el camino. Enseñémosles a comprometerse con sus sueños especialmente cuando las cosas se compliquen, a gestionar la frustración que los errores provocan, convirtámonos en el mejor ejemplo.

3. Démosles la mano para que sean capaces de enfrentarse a sus miedos, motivémosles  a probar con valentía sin temor a fallar, despertemos el interés por sentirse orgullosos de cada pequeño triunfo, por la búsqueda de la satisfacción personal.

4. Consigamos que entiendan que la perseverancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto, donde la práctica diaria se convierte en el mejor maestro.

5. Logremos que apuesten a fuego por lo que deseen, hagamos que la constancia, la paciencia, la tolerancia a la frustración y el compromiso sean pilares en sus vidas. Seamos capaces de que se sientan orgullosos de su esfuerzo, que se miren al espejo con dulzura, que se traten con respeto.

6. Ayudémosles a planificar la ruta, a definir objetivos, a trabajar sin bajar los brazos. Contagiémosles de energía, de voluntad, de optimismo, borremos la queja absurda de sus labios.

7. Hablémosles del éxito bien entendido,  ese que se logra comprometiéndose, siendo valiente y apasionado. Del triunfo como la capacidad de disfrutar de lo cotidiano, de ser agradecido por todo lo bueno que pasa sin tener que demostrar nada a nadie.

8. Grabémosles a fuego que no existe una FUERZA más poderosa que la VOLUNTAD.

Del Blog Equilibrium (http://sonialopeziglesias.blogspot.com/2020/01/la-cultura-del-esfuerzo.html)(@Sompa70)

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies