””/ ””/

””/    ””/

   
shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Single Blog Title

This is a single blog caption

Los riesgos del cortoplacismo…

El cortoplacismo. Un nuevo concepto que define nuestra manera de actuar y que va más allá de un campo de fútbol. Pensar en la inmediatez, en el consumo compulsivo, en el hoy y ahora… Ideas todas ellas hijas de nuestro tiempo y que, obviamente, no escapan del fútbol. El cortoplacismo es malicioso y común en la élite, pero es todavía más dañino cuando nos referimos al fútbol base. Puede llegar a resultar entendible que un club de fútbol de primer nivel, en el que en juego pueda haber muchos millones, intereses o sentimientos entrelazados, se deje llevar a la hora de tomar decisiones y priorice la inmediatez. Pero esa forma de actuar nunca se puede extrapolar al fútbol base.

Lo importante a cortas edades no es el resultado ni el título obtenido, sino el proceso y la capacidad que tienen los niños/as para absorber conocimientos, entender el juego y empaparse de una ética correcta. Eso nos condiciona a la hora de tomar decisiones y nos mete en un círculo virtuoso en el que el entrenador y sus intereses están en medio del proceso. ¿Cómo un técnico puede pensar a largo plazo si solo estará un año con esos jugadores? ¿Cómo un entrenador puede poner en juego la victoria priorizando la formación? El entrenador debe hacer un esfuerzo ético, nadar en ocasiones a contracorriente pero ser íntegro. Intentaremos mostrar algunas pequeñas reflexiones para lograrlo y no dejarse llevar por la tendencia del cortoplacismo.

  1. La enseñanza de la escuela: Tampoco pondremos la educación actual como el paradigma de la enseñanza, pero sí que pueden haber paralelismos que podemos aprovechar. De la misma manera que cuando íbamos a la escuela había un proceso de aprendizaje o un programa a seguir (más o menos acertado), lo mismo debe haber en tu club de fútbol. El entrenador, como hacía el profesor, deberá aplicar los conceptos que toquen ese curso, priorizando que todo el grupo los aprenda, adaptándose claro está a cada jugador, dejando de lado si los resultados salen como esperas o no. Lo importante es llegar a junio y que el mayor números de chicos hayan aprendido y entendido lo que tocaba.
  2. El carácter del niño: Convendremos todos en que los niños forjan su carácter desde bien pequeños. Es necesario tener con ellos una actitud ética y coherente, porque a muy temprana edad pueden entender ya que en nuestras actitudes cotidianas falta la integridad. ¿A qué nos referimos? Muy sencillo. El entrenador puede estar toda la semana o todos los entrenamientos insistiendo en una serie de pautas o conceptos que luego, en medio del partido, los cambia para poder ganarlo. Es la mayor de las contradicciones. Estamos, como aquel diría y perdonen la expresión, vendiendo nuestra alma al diablo. Nos hemos vendido nuevamente al cortoplacismo.
  3. Otros deportes: Un nadador o atleta se pasa media carrera deportiva aprendiendo la técnica de su deporte y la otra potenciando sus cualidades y mejorando año tras año con el objetivo de nadar o correr unas centésimas más rápido. En ningún momento ponen en juego su técnica o sus capacidades por una victoria. No puede haber deportes tan académicos y de un ejemplo tan claro. Hay una meta que no se puede mover ni adelantar, y hay un proceso por el que todos tenemos que pasar. La meta es lo importante y para alcanzarla hay que seguir todo el proceso, sin interferencias, sin cortoplacismos. Pan para hoy y hambre para mañana.
  4. Recompensa en el futuro: Cuando ganas todos es maravilloso. Te crees el mejor entrenador, una especie de estagirita que ha hecho milagros con esos jugadores. Es muy probable que, para obtener esa Copa, hayas enterrado tus valores íntegros, hayas sometido a tu equipo en un cortoplacismo dañino que, años después, relucirá tanto futbolística como humanamente: jugadores no que no aceptan la derrota, otros que se precipitan cuando el resultado no es favorable o, peor aún, que dejan el fútbol porque no han crecido con esa integridad y no han forjado un carácter deportivo adecuado. Casos como estos hay muchos. ¿Cuántos jugadores de los que has entrenado tienen una actitud deportiva correcta y han desarrollado todas sus capacidades? Haz un día esta reflexión.
    Podríamos seguir enumerando ideas, reflexiones, pero creemos que la idea hay quedado clara. Tú decides si seguir siendo un cortoplacista o no. Será tu forma de entender este deporte y la vida.

Extraido de ALBERTO MARTINEZ Fútbol Dinamico

Leave a Reply